El nuevo virus Covid-19 de la familia de los coronavirus, aparecido por primera vez en Wuhan (China) ya ha provocado una crisis a nivel mundial, haciendo parar miles de empresas en todo el mundo.

Muchos estudios ya revelan los aspectos positivos del Coronavirus, debido al cierre temporal de miles de fábricas, empresas, la prohibición de salir de casa en algunos países y la disminución notable de coches en las carreteras, da un respiro al planeta.

Se habla de los canales de Venecia con aguas cristalinas en las que incluso se han encontrado bancos de peces, la mejora drástica de la calidad del aire en China, la reducción de la contaminación atmosférica de Barcelona y Madrid, etc.

Para los animales esto también ha sido favorable, ya que China ha prohibido rotundamente la venta de animales salvajes. El tráfico de animales es el segundo negocio ilegal después de la droga que más dinero genera, y con esto, se tiene la esperanza de que el tráfico de animales se termine. Ya que cualquier persona que se sepa que está comercializando con animales salvajes será entregado a las autoridades.

A pesar de que parecen datos interesantes y buenos si hablamos de medio ambiente, no nos podemos relajar. Estamos ante una crisis a nivel mundial y cuando todo pueda volver a la normalidad, los gobiernos dejarán de invertir en el medio ambiente y las energías renovables quedarán en un segundo plano. Esto quizás tenga un efecto rebote y todo lo que hemos avanzado retroceda a un nivel mayor.

Si no queremos que esto pase, debemos seguir concienciándonos por esto y no olvidar que si el planeta no se cuida, nosotros seremos los primeros afectados.

Cerrar menú